viernes, 27 de abril de 2018

PASO 4 GUÍA BÁSICA DE MAQUILLAJE: POLVOS PARA EL ROSTRO


En el cuarto paso de la Guía Básica de Maquillaje vamos a hablar de los polvos para el rostro. Para qué sirven, qué formatos podemos encontrar en el mercado y cuál es la función de cada uno de ellos, qué herramientas os aconsejo que utilicéis a la hora de aplicarlos… Así que si te interesa este tema te invito a que leas este post!


Los polvos nos sirven para sellar la base de maquillaje o el corrector que nos hemos aplicado anteriormente. Con ello podemos conseguir diferentes efectos, como por ejemplo aumentar la duración del maquillaje, eliminar los brillos ya que absorben la grasa, dar luminosidad si son específicos para ello… Es decir, suelen perfeccionar el acabado de la base en función de lo que busques en tu piel.


Por regla general suelen ser traslúcidos, es decir, no nos aportan color, sólo sellan y fijan el maquillaje. Pero hoy en día si podemos encontrarnos también en el mercado con polvos para el rostro con ligeras tonalidades que nos dan un extra en la piel. De esta manera podemos encontrar polvos con color “piel”, que alteran un poco el tono y pueden o no dar algo de cobertura.


Pero, al igual que vimos con los correctores, también existen polvos para el rostro con tonalidades que corrigen ciertas imperfecciones de nuestro rostro. Así nos encontramos con polvos amarillos que suelen contrarrestar nuestras rojeces y no dejan un aspecto blanquecino que algunos sí aportan. También hay lilas, verdes… Pero no os preocupéis que bien difuminados no aportan nada de color en el rostro.


En cuanto a formatos existen los polvos sueltos y los polvos compactos. Con los polvos sueltos conseguimos que se difumine mejor el producto en la piel y deje un aspecto más natural, mientras que con los compactos logramos que queden más adheridos a la piel y dan un efecto más acartonado. Quizás sean más cómodos de utilizar los polvos compactos a simple vista porque cogemos producto directamente del godet, pero con los polvos sueltos no tendríamos que tener ninguna dificultad. Basta con depositar parte del producto que sale de los agujeritos que suele tener el envase en la tapa e ir cogiendo de ahí con cuidado de que no se “vuelen”.  


¿Dónde aplicamos los polvos para el rostro? Los polvos podéis depositarlos donde lo necesitéis. Si tenéis un rostro completamente graso y queréis matificarlo y eliminar cualquier tipo de brillo podéis aplicarlo por toda la cara; si sólo os preocupan los brillos de la zona T (la zona central del rostro que abarca frente, nariz y barbilla) los aplicaremos sólo ahí. Si únicamente queréis fijar el corrector sólo deberéis poner producto en la zona de la ojera. Y podéis hacerlo o bien a toques para que el producto penetre bien en la piel y no arrastre la base o bien con “ligeros brochazos” para que quede algo más difuminado el polvo.


Y finalizamos hablando de las herramientas con las que aplicarlos. Si lo que queremos es sellar y fijar todo el rostro os recomendaría utilizar una brocha bastante grande y, dependiendo si queréis un acabado más natural o menos, podéis optar por brochas con pelos más sueltos o más tupidos.  Por el contrario, si lo único que vais a sellar es el corrector optad por un pincel bastante más pequeño que os dé precisión en esa zona. Y también podéis utilizar borlas que fijan muy bien el producto justo en el sitio.



Esto es todo lo que hoy os quería contar sobre los polvos de rostro que, por supuesto, es un paso opcional que sólo recomendaría usar en caso de necesitar los efectos que os he ido mencionando. Una piel seca, por ejemplo, no necesita ningún producto en su piel que le matifique aún más el rostro por lo que es un paso que se puede ahorrar. Por eso os digo que es muy importante conocer tu piel y saber qué necesita. 



Image and video hosting by TinyPic

7 comentarios:

  1. A mi me gusta usarlos indistintamente según busque un efecto u otro: sueltos me dejan la piel como más cubierta y difuminan más el poro, compactos para la batalla del día a día y traslúcidos cuando quiero un acabado más especial sin que se note.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Un post bastante completo, aunque no todos los polvos son para sellar, están las bases en polvo que dan color y cobertura. Las pieles secas no necesitan que les reseque más un polvo, ni que el acabado sea mate porque acartone, pero hay algnos polvos en el mercado que ayudan a sellar, que no resecan, y cn un bonito acabado satinado que les da más vida.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Que montonazo tienes!! No se cual elegir!. BSS

    ResponderEliminar
  4. Un post muy completo. Sabía que había polvos translúcidos y de color piel, pero no que los había verdes, lilas,... Con los sueltos no me doy, siempre pillo demasiada cantidad.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Una manera maravillosa de describir estos pasos, la verdad que fue el último olvidado cuando no sabía maquillarme y no tenía ni idea de este paso, pero ahora es indispensable jaja
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  6. Suelo tener de varios formatos y los utilizo dependiendo del resultado que quiera conseguir, con que los aplique o que base haya utilizado.

    ¡Un besote1

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...