viernes, 13 de abril de 2018

PASO 2 GUÍA BÁSICA DE MAQUILLAJE: PRECORRECTORES Y CORRECTORES


Después de ver para qué servían los primers o prebases para el rostro en el post anterior de la Guía Básica de Maquillaje, el segundo paso para mí sería aplicar los precorrectores o correctores, aunque en el caso de estos últimos es cierto que podríamos aplicarlos también después de la base de maquillaje.


Llamaríamos precorrectores a aquellos productos que nos sirven para cubrir, disimular y ocultar posibles imperfecciones que tenemos en nuestro rostro y que, quizá, si los aplicáramos después de la base de maquillaje no conseguiríamos el mismo efecto ni tendrían tanta eficacia.


Junto a los habituales tonos “piel” podemos encontrar precorrectores en otras tonalidades, como por ejemplo verdes, que nos sirven para contrarrestar las rojeces de nuestra piel de granitos, cicatrices, venas... En especial esta tonalidad se usa para camuflar los granitos que tienen un tono rojizo. Obviamente el volumen no se puede disimular, pero el color sí podemos hacerlo gracias a esta tonalidad contraria al rojo. Y lo llamamos precorrector porque lo usamos antes de la base, ya que si lo aplicamos encima de ésta se vería ese color verdoso y no quedaría bien. Sin embargo, si ponemos un poco de precorrector verde en las rojeces, bien difuminado, y después nos maquillamos con nuestra base de maquillaje encima, la tonalidad verde y la roja quedan completamente camufladas.


Los tonos beige, por su parte, nos ayudan a cubrir ojeras sin tonalidades extremas y a unificar el tono de nuestra piel, mientras que los tonos más amarillentos  lo que hacen es cancelar el color morado o lila que también pueden tener ciertas ojeras.


Los precorrectores o correctores naranjas o color salmón sirven principalmente para camuflar también ojeras pero en tonalidades más azuladas o grisáceas.


Y también podemos encontrar en el mercado precorrectores en tono lila que nos camuflan las imperfecciones amarillas o marrones de nuestra piel.


Las texturas y formatos en los correctores son muy diversos. A lo largo de este post os voy mostrando algunas de las que yo tengo, como pueden ser en crema, en barra, en stick, en polvo, en mousse, en formato cushion… Aunque mi favorita es en líquido porque es el que me resulta más cómodo de trabajar.


La aplicación dependerá del formato elegido, pero o bien lo aplicamos directamente desde el producto si es en formato líquido (ya que suele venir con un aplicador incorporado), o en stick o en cushion, por ejemplo, o bien nos ayudamos de un pincel pequeño, preferiblemente de pelo sintético, y vamos aplicando únicamente en aquellas zonas que necesitemos cubrir. Podemos difuminarlo después con el propio pincel o si no con la yema del dedo lograremos que se funda muy bien en la piel hasta que no sea perceptible gracias al calor corporal que desprende nuestra propia piel.


Para granitos me suelen gustar los pinceles de lengua de gato pequeños que me dan precisión a la hora de depositar el precorrector verde justo en la zona que quiero. Pero si quiero aplicar un corrector en la zona de la ojera sin duda os recomiendo los pinceles de pelo sintético más tupidos, ya que ayudan a fundir genial el producto en nuestra piel. Para la ojera me encantan los biselados porque se adaptan muy bien a esa zona.


Estos precorrectores con color (verde, naranja, lila, salmón…) los aplicaríamos, como os he comentado, antes de la base de maquillaje para que no se noten en nuestro rostro, pero también encontramos correctores del tono de nuestra piel, preferiblemente un tono por debajo de nuestro color, que podríamos aplicar como paso posterior a la base de maquillaje y que nos ayudan a iluminar la zona de la ojera y dar un aspecto de mirada más despierta. Es un paso que os recomiendo mucho que probéis porque se nota mucha diferencia. Eso sí, buscad un tono algo más claro, no excesivo, para lograr ese efecto.


Como veis tenemos muchos productos que nos ayudan a disimular nuestras imperfecciones del rostro, pero si tenéis la suerte de no tener granitos, cicatrices, venas, ojeras muy marcadas, etc… es un paso del que podríais prescindir.

Así mismo me gustaría destacaros que podemos utilizar tantos correctores como necesitemos. Por supuesto, podéis usar precorrector antes de la base para cubrir rojeces, otro par las ojeras moradas y corrector después de la base para iluminar la zona: no hay porqué aplicar sólo uno de ellos.


Hasta aquí el Paso 2 de la Guía Básica de Maquillaje. Espero que os haya resultado útil y, como siempre, os invito a que paséis por mi canal de youtube y os suscribáis si no queréis perderos los vídeos que también voy subiendo por allí!



Image and video hosting by TinyPic

13 comentarios:

  1. Me ha llamado la atención ese kit tan mono.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien explicado. A mi me van los líquidos, porque sólo los uso en el contorno y otro tipo de texturas, en esa zona, se me hace pesada.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post. Todo bien explicado. Gracias y un beso :) Por cierto, estoy de sorteo. Anímate.

    ResponderEliminar
  4. Una guía maravillosa, yo por suerte no tengo anda que corregir, pero adoro iluminar la ojera con corrector
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Una entrada muy completa.
    Me ha llamado la atención el kit de everydays mineral.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Soy de utilizar amarillentos o anaranjados por el tema ojeras. Con los verdes nunca me he llevado nada bien.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo soy fan de los verdes por mi acné jeje

      Eliminar
  7. Yo precorrectores utilizo muchísimo el verde, porque tengo muchas marcas y rojeces en la piel. Creo que me sale más a cuenta comprar una prebase verde. Para las ojeras, utilizo ese "rosado" de la paleta de correctores de Catrice o un corrector volor piel normalito. Me apunto lo de usar brochas tupidas para la zona de la ojera.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...